Actualidad

21/05/2015

Por qué tengo agujetas

Por qué tengo agujetas

De vez en cuando, alguna persona recién incorporada a nuestras clases de pilates en Zaragoza, o a cualquiera de las restantes disciplinas que impartimos a diario, deja de venir por unos días. Al preguntar a los monitores por el motivo que piensan que puede provocar su ausencia, la respuesta siempre suele ser la misma: agujetas.

Ese dolor muscular de efecto retardado está producido por pequeños desgarros de las fibras de los músculos que provocan una cierta inflamación del tejido circundante, por lo que el dolor suele producirse unas 24 horas después de haber recibido las primeras clases de pilates en Zaragoza. Al pedirle a los músculos que hagan un esfuerzo para el que no están habituados, el exceso de tensión al que los sometemos provoca esas micro roturas, prácticamente imperceptibles en el momento, pero cuyas consecuencias serán molestas durante los próximos días.

Seguro que si preguntas, todavía puedes encontrar gente que te hable de los cristales del ácido láctico que se acumulan en los músculos. Nada más cierto, y como prueba de ello podría decirte que existen personas cuyo cuerpo no produce ácido láctico y que, sin embargo, también padecen agujetas después de la primera sesión de ejercicio.

Claro que, entonces, al no ser ese ácido láctico el responsable, el famoso remedio que todos hemos probado alguna vez del vaso de agua con mucho azúcar para romper esos cristales no tiene por qué funcionar. Y de hecho no funciona. El mejor remedio para que desaparezcan las agujetas es dejar pasar el tiempo. Al cabo de 3 o 4 días desaparecerán los dolores por sí solos. Entre tanto, un suave masaje en la zona afectada o venir por el Gimnasio Integral Zaragoza para realizar suaves ejercicios, te aliviarán las molestias.